Presentación

Me llamo José Barroso, pertenezco a las Islas Canarias, España, concretamente a Tenerife, procedo de una estirpe con más de tres generaciones cría y selecciona el podenco canario, basándose en su funcionalidad ante todo, pues entendiendo que el podenco en la actualidad (gracias a Dios) es un perro sólo de trabajo, es decir que es un perro de caza únicamente, no de compañía, por lo que si no desarrolla perfectamente esta función se deshecha.
Las palabras del afijo “Achaman Chinet” se deben a que he querido dar un significado que englobe este hermoso lugar, su historia, sus costumbres, su cultura… Pero sobre todo que lo identifique, de ahí en buscar un nombre de origen guanche, antiguos aborígenes que habitaban este lugar privilegiado antes de la conquista de los castellanos 1402/1496 y ahí su significado:

Achamán: Dios grande y sublime, el sustentador de los cielos y la tierra, era el nombre que recibía una de las entidades mitológicas divinas en las que creían los antiguos pobladores de la isla de Tenerife, los guanches. Achamán ostentaba el título del dios del cielo en la mitología guanche y era considerado el dios supremo, una de las divinidades principales, junto con Magec (el sol), Chaxiraxi (la diosa madre o madre del sol, actualmente llamada la Virgen María) y Guayota (el demonio). Su nombre significa literalmente "los cielos", en alusión a la bóveda celeste (el cielo).

La leyenda dice que Achamán, dios todopoderoso y eterno a él debían su existencia las criaturas, pues creó la tierra y el agua, el fuego y el aire, y toda la vida que en ellos cabía. Achamán habitaba las alturas y a veces las cumbres de las montañas para regocijarse contemplando lo que ante su mirada se avivaba. Un día se detuvo Achamán en la cima de Echeyde (Teide); Desde allí su obra le pareció más bella y perfecta, como si la descubriese por vez primera, y pensó que debía compartirla. Entonces decidió hacer a los seres humanos para que también ellos admirasen lo creado, para que de ellos hicieran uso y para que lo conservasen.

Chinet: Tradicionalmente se ha considerado que el origen del término guanche era el modo en el que los nativos de la isla de Tenerife se referían a sí mismos. Así, la voz guanche provendría del bereber, de los vocablos wa n chinet y que significaría “el (hombre) que es de Chinet” ( Chinet/Tinet Isla de Tenerife > wa n chinet 'tinerfeño').

Así que Achaman Chinet seria como decir Los Cielos de Tenerife…